5 tipos de relaciones de pareja a evitar

Deja de atraer relacciones tóxicas a tu corazón. Aquí tienes las claves para reconocerlas y salir corriendo.

Silma - 2019-04-05 17:17:00

Las relaciones de pareja pueden parecer y ser maravillosas. Si sabemos elegir bien y no dejarnos llevar por determinados impulsos o necesidades que vamos a ver a continuación, podemos encontrar a nuestra pareja o al menos no equivocarnos. Existen muchos tipos de relaciones, al igual que de parejas y personas. Aquí te queremos orientar para no tener una relación de pareja frustrante. Las relaciones tóxicas o que aportan infelicidad constante o daño, hay que evitarlas a toda costa. Si tienes alguna de estas relaciones, deberias replantarte la misma. Son relaciones que tienden a ir empeorando con el tiempo debido a la actitud de una persona en concreto. El problema de este tipo de relaciones es que, al final, siempre hay alguien que acaba pagando los platos rotos y sufriendo.

Relaciones de pareja que debes evitar

5 tipos de relaciones de pareja que debes evitar

Te vamos a enumerar situaciones y comportamientos que, seguramente, no te resultarán desconocidos. Tanto si los haces tu como si te los hacen a ti, si los detectas, es hora de plantearte el tomar decisiones para solucionarlo. Esto puede ir desde salir corriendo a toda velocidad y escapar de esa pareja, hasta replantearte actitudes y buscar soluciones. Nunca olvides que todo está en tus manos y que jamás debes de permitir que una persona te haga daño ni tu mismo debes hacertelo o hacerselo a tu pareja. Se valiente.

 1. No busques llenar un vacio o no sentirte solo

Hay personas que dicen no saber vivir sin pareja. Necesitan a alguien a su lado para sentirse completas. Esto es un grave error. Nosotros ya deberiamos de ser personas plenas. La relación de pareja debe servir para potenciarnos y ayudarnos a crecer. No somos la mitad de nadie ni necesitamos desesperadamente tener a alguien a nuestro lado para ser felices. Toda relación que busca ante todo cubrir el vacío de la soledad, estará basada en un afecto inmaduro, dependiente y tóxico, ahí donde se vulneran libertades, derechos y el crecimiento personal de cada uno.

Quien evita la soledad buscando sólo la necesidad de sentirse amado, manifiesta un apego dañino con el cual sentirse reconocido y valorado, sometiendo a su vez al otro a las cadenas del sometimiento.

Son personas con baja autoestima que casi nunca llegan a reconocer. Sólo sienten el “vacío”, una angustia vital que les hace temer la soledad de un modo exagerado. Para ellos, la palabra “soledad” es sinónimo de fracaso y de abandono. Cuando inician una relación y cubren ese abismo de la soledad, se vuelven exigentes y egoístas. Tienen muchas necesidades personales, miedos, ansiedades y buscan continuamente sentirse reconocidos.

2. Chantaje

Cuando tenemos una relacion de pareja saludable, no podemos encontrarnos con ningun tipo de chantaje. El mas habitual en las relaciones tóxicas es el chantaje emocional. Si una de las personas no hace lo que la otra quiere, la chantajista hará algo que dañará a la otra. Amenazará con abandonarle, con suicidarse, no le hablará...En otras palabras, la herramienta que la parte manipuladora utiliza para salir beneficiada es su capacidad para inducir el sentimiento de culpa en la otra.

Aquí se ve con claridad que una de las partes le tiene lástima a su pareja y le concede un trato privilegiado y favorable. Esto conlleva que la otra persona aprenda a "ser una víctima". En este tipo de relación la persona que sale perjudicada es la que cede constantemente, ya que en realidad está siendo controlada y manipulada por su pareja.

También existe el chantaje económico en el que una de las partes privará de dinero o regalos  a la otra si no accede a sus deseos. Al amor no se le pone precio ni condiciones en ningún caso.

3. Pareja dominante y pareja dependiente

- Dominante

Este tipo de relación de pareja en la que hay una parte que domina a la otra y en la que siempre se hace su voluntad, es muy tóxica. Si una de las partes ejerce siempre la autoridad sobre la otra, está terminará por verse completamente anulada. Si solo se tienen en cuenta los deseos y necesidades de una sola de las personas, es que no estamos ante una relacion saludable. En las relaciones de  pareja se deben de tener en cuenta las opiniones y gustos de las dos partes. Para esto, es necesario una buena comunicación. Si hay una parte mas débil que cede siempre, la relación fracasará dolorosamente.

- Dependiente

Cuando entablamos una relación de pareja, renunciamos a parte de nuestra individualidad en pos de conseguir una armonia en la convivencia. Esto que, aparentemente nos puede resultar aceptable, puede ser tan perjudicial como ocurría en el caso anterior. Si no somos capaces de hacer nada por nosotros mismos, tenemos un grave problema personal. Cuando seamos capaces de establecer nuestras propias metas y propositos sin buscar la aprobación de la otra persona, seremos capaces de tener una relación de pareja saludable.

4. Agresiva-no comunicativa

La comunicación es la clave en cualquier relación. Esta debe de ser fluida y directa. Una persona que sólo se limita a dar órdenes o a ser agresiva o que se comunica por indirectas, terminará por dañar a la otra parte. En el amor todo debe fluir. Si existe este problema y la persona es incapaz de verlo, será muy complicado que cambie su actitud. Se convertirá en una relación tóxica sin lugar a dudas.

Esto ocurre cuando una de las dos personas de la pareja toma la capacidad para tomar las decisiones importantes y llega a ser el jefe de la relación. Esta jerarquización de la pareja no tiene ninguna justificación real, ya que a diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos de nuestra vida como el trabajo, el deporte etc, la pareja no está enfocada a realizar ciertas tareas con eficiencia: su existencia se justifica por los vínculos afectivos de sus integrantes.

Por tanto, los motivos que están detrás de esta toma de poder no pueden ser justificados atendiendo a lo útil que resulta esto para conseguir metas y, además, mina la autonomía de uno de los componentes de la pareja, que ve cómo su poder de decisión queda drásticamente reducido.

Esto puede no ser percibido como un problema al principio, ya que puede ser visto como un tipo de relación en la que la otra persona es la que asume riesgos y hace las cosas más difíciles. Sin embargo, entrar en estas dinámicas hará que una de las partes se acostumbre a mandar y la otra a obedecer sin cuestionar.

5. Abusos emocionales

Una relación de pareja en la que una de las partes o ambas abusan emocionalmente, se convertirá en una relación tóxica sin remedio. La manipulación emocional, los malos tratos, culpabilizar o burlarse de la pareja, llevan a destrozar la autoestima de la parte que sufre los abusos.

Tiene mucho en común con el más conocido y evidente maltrato físico, sólo que sin golpes en el cuerpo, lo que lo hace mucho más difícil de reconocer, tanto para quien lo experimenta como para quienes podrían ayudar.

Además, esa caja de herramientas de las que se valen los abusadores es variada; contiene desde ataques verbales y ridiculización, hasta juegos mentales e ironías para confundir y poner en duda la cordura de la víctima.

Desde El Tarot de Silma te queremos recomentar que si tienes algún problema de los que hemos mencionado en este articulo, busques ayuda psicológica y, dependiendo de su gravedad, incluso policial.