Fases de la luna. ¿Cómo afectan? Rituales lunáticos

Hechizos y magia para llevar a cabo a la luz de la Luna

Silma - 2019-03-21 13:01:00

Las fases de la luna son los cambios producidos en la parte iluminada de esta que se puede observar desde la tierra. Estos cambios se producen por ciclos y dependen de la posición de la luna con respecto al sol y a la tierra. La luna es el único satélite natural que posee el planeta y gira sólo sobre sí misma y sobre la tierra en un tiempo de 27.3 días aproximadamente. Las personas la observan como el objeto más brillante en el cielo que obtiene gracias a la luz del sol. No es de extrañar pues, que la Luna, afectando a las mareas y al crecimiento de las cosechas, también nos afecte a nosotros ya que estamos compuestos en nuestra mayor parte por agua.

Mientras la luna orbita alrededor del planeta tierra se puede observar que está constantemente cambia de forma. En algunos casos puede observarse una pequeña porción de ella y en otros puede observarse por completo.

Por ello se habla de fases de la luna. Estos son estados transitorios producto del movimiento y la luz solar que puede reflejarse sobre su superficie. Por tal razón estas fases se producen gracias a los ángulos desde los cuales se puede observar desde la tierra.

Luna

Fases de la luna

A continuación se presentan las fases de la luna y las características de cada una de ellas.

Luna nueva o Novilunio

Durante esta etapa la luna está muy oscura y es difícil observarla ya que toda su superficie se encuentra en sombras. Aunque sigue iluminada por el sol, el ángulo desde que se observa no permite distinguirla por completo. Entre la luna llena y esta fase la luna debe recorrer 180o en su órbita. La parte visible es de 0-2% siendo igual en ambos hemisferios.

Cuarto creciente

En esta fase puede distinguirse la mitad del disco lunar. En el hemisferio norte el lado derecho y en el hemisferio sur el lado izquierdo. Puede observarse desde horas del mediodía hasta la media noche.

Durante la puesta del sol ya se encuentra en lo más alto del cielo. Mientras ocurre el cuarto creciente la luna ha recorrido entre 90 y 135 grados de su órbita. El área visible de la luna llega a un 35-65% por lo que en algún momento lleva a verse exactamente la mitad.

Luna llena o Plenilunio

Durante esta fase la cara que da a la tierra del disco lunar se encuentra totalmente iluminada.  Esto se debe a que el sol y la luna se encuentran plenamente alineados con la tierra en el centro. A la medianoche alcanzará su altura mayor y se podrá observar desde la puesta hasta el amanecer.

En este momento preciso se encuentra en una posición totalmente opuesta, 180o de su lugar original en luna nueva. El ángulo entre la tierra, el sol y la luna es de 180o y es posible observarla entre un 97 a 100%.

Cuarto menguante

La fase cuarto menguante es la contraria a cuarto creciente. Es decir para el hemisferio norte el lado izquierdo y para el hemisferio sur el lado derecho. Puede observarse desde la media noche hasta un poco más allá del amanecer con un 35 a 65%.

¿Cómo afectan las fases lunares a las personas?

En realidad las fases lunares pueden afectar a las personas. Gracias a su color aperlado y su enorme tamaño durante la oscuridad puede modificar el ánimo. También la manera de desenvolverse ante las adversidades y cómo celebrar logros.

En el campo neurocientífico se ha logrado demostrar que la luna puede influir en la vida cotidiana de las personas. A continuación se indicará su afectación en cada fase en particular.

Luna nueva, el comienzo

Ya que inicia el ciclo lunar es posible sentir mayor energía. Es una etapa que llama a la renovación física, emocional y energética, pero la actitud de la persona es fundamental.

Si se sufre un disgusto o depresión durante este ciclo, es posible que se mantenga todo el resto del mes. Inclusive es posible experimentar falta de energía que afecte el normal desempeño.

Resulta de gran ayuda tener la mente ocupada y repetirse que la luna nueva es una oportunidad para empezar de cero. Por tal razón convencerse que es posible ser feliz de la manera deseada.

Cuarto creciente, momento en que todo fluye

Durante esta etapa se hace más visible la sensibilidad emocional. Por lo que aflorará todo aquello que pueda provocar añoranza, melancolía y tristeza. Todos estos sentimientos pueden derivar en enojo y ganas de desahogarse, esto debe hacerse para no crear frustración. No se debe esconder nada, todo debe dejarse fluir, en realidad las ideas para resolver todo brotarán por si solas.

Durante este momento es posible sentirse más creativos, emergerá la imaginación llegando a emociones muy positivas. Se podrán sentir energías positivas en muchos aspectos de la vida.

Luna llena, obtención de resultados

Este preciso momento se torna crucial para todo el ciclo lunar. Se podrá recolectar todo lo que se ha podido sembrar. Si la luna nueva inició con energías positivas y si en cuarto creciente se logró creatividad, esta etapa será genial. Pero si el ciclo inició con energías positivas y no se lograron soluciones a los problemas, estos se harán más grandes.

Cuarto menguante, el descanso

Durante este lapso específico del ciclo lunar es posible relajarse un poco si la actitud positiva ha reinado. Si esta fase inició con gran euforia y optimismo se sentirá satisfacción y se estará listo para recibir el nuevo ciclo. Pero si el proceso fue negativo es el momento ideal para replantear todo y cambiar de actitud.

Rituales para los ciclos lunares

Como se observó anteriormente, cada fase lunar tiene sus propias características. Por tal razón cada uno tiene sus rituales propios, a continuación se presentan algunos de ellos para cada caso específico. 

Luna nueva

Durante la luna nueva se deben realizar rituales de transformación ya que es sinónimo de muerte y resurrección. Es momento de transformación espiritual y del karma de vidas pasadas. Por lo que se debe invocar protección para destruir así todos los males, es un tiempo de introspección y despertares.

Se debe meditar sobre todo lo que se debe dejar morir soltar y dejar ir. Para ello es posible realizar el ritual de transformación que se elija, despidiendo y agradeciendo. Si se tienen dudas es posible consultar con un oráculo o a las cartas del tarot. Después de realizado el ritual es posible consultar de nuevo y verificar todo lo que está naciendo y celebrarlo.

Cuarto creciente

En esta etapa se deben realizar rituales de invocación ya que esta fase genera procesos de crecimiento. Es necesario sembrar en todos los aspectos posibles para poder iniciar nuevos proyectos. También es posible incrementar el deseo sexual, invocar todo aquello que se desea y para sanar. Es un tiempo de inicio y para desarrollarse.

Luna llena

Se realizarán rituales de agradecimiento. Esto se debe a que se necesita invocar todo lo positivo, abundancia, prosperidad, creatividad, fertilidad. Es el momento para celebrar con mayor alegría ya que es un período de plenitud, culminación y madurez.

Cuarto menguante

Este es el momento ideal para expulsar y destruir vicios con la ayuda de rituales de eliminación. Esto luego de tomar plena conciencia de todo durante la luna llena y eliminar todo lo que no funciona. Deshacerse de lo que no sirve, de todo aquello que no es útil, esta etapa resulta ideal para deshacer hechizos, malos deseos y maldiciones.

Iniciar nuevos proyectos no es recomendable en esta etapa. Ya que la disminución de la luz de la luna simboliza disminución de la inconsciencia. Primero debe eliminarse todo lo malo para comenzar con fe y optimismo cosas nuevas.