La telepatía

¿ Qué es la telepatía y como podemos saber si somos telépatas?

Silma - 2019-10-12 18:26:00

La telepatía

Tenemos con que la telepatía está considerada como una capacidad funcional, que desde tiempos inmemorables, ha sido practicada por las diferentes civilizaciones. Esta ciencia, consiste en practicar y desarrollar el poder de la mente y la capacidad que tiene el ser humano de comunicarse con sus congéneres sin emitir palabras. Solo con el poder de la mente una persona debe ser capaz de transmitirle a otra cualquier idea.

La palabra telepatía viene del griego, y significa desglosando la palabra, “tele” que quiere decir “lejos” y “patía” que traduce en experimentar o padecer; Resumiendo, la palabra telepatía se podría decir que se traduce en captar de lejos, o lo que es lo mismo captar las ideas desde la distancia.

Claro que a simple instancia, no cualquier persona puede transmitir sus ideas telepáticamente, de lo contrario nadie necesitaría un teléfono, pero es precisamente por los avances tecnológicos que el hombre ha visto que sus sentidos se han venido atrofiando. La telepatía es algo que nace con las personas, pero si no lo cultiva, se atrofia, tal y como sucedería con cualquier órgano del cuerpo humano.

Si dos personas o un  grupo de personas se reúnen con cierta frecuencia para tratar de practicar y ejercitarse en ésta materia, en poco tiempo podrán comunicarse entre sí de ésta manera. De hecho, cuando convivimos con personas muchas veces sabemos lo que están pensando antes de que lo digan.

Mucho se ha escrito sobre la capacidad que tiene el cerebro de los seres humanos y la que realmente está utilizando. Está comprobado científicamente que el hombre solo utiliza un cinco o un diez por ciento de la capacidad de su cerebro; esto quiere decir que los cinco sentidos del cuerpo humano están limitados a funcionar en un 90%.

Telepatía

¿Existe la telepatía?

Claro que existe la telepatía, negar su existencia, sería tan ignorante por parte del ser humano como querer negar que existen los glóbulos rojos y todo lo que sabemos de sus funciones, solo porque no lo podemos ver, o que no existe la capacidad de la memoria, porque no podemos almacenar los recuerdos en un ordenador que manejamos con un teclado.

La telepatía en realidad puede manifestarse en algunas personas de manera inconsciente, y es porque todos los seres humanos nacemos con esa capacidad, solo que por no utilizarla, la vamos perdiendo poco a poco, pero se puede recuperar, si las personas buscan la forma de ejercitarla.

Esta capacidad, está considerada como una percepción extrasensorial, habida cuenta que no es una práctica cotidiana de todos los seres humanos; mas todos tenemos la capacidad de desarrollarla, es solo cuestión de proponérselo.

Como la telepatía no se ha podido comprobar, ni goza del apoyo científico, hasta ahora es utilizada solo en películas de ciencia ficción y en las novelas, pero sin embargo los ufólogos, quienes también se han visto muy relegados por los escépticos, sí que saben de este tema y lo abordan abiertamente; dicho lo cual, es fácil dilucidar que en la telepatía no existe la barrera de un idioma.

Cualquier comunicación telepática es entendible entre cualquier persona aunque estas hablen diferente idiomas; la telepatía es pues la transmisión de ideas, mas no de palabras.

¿Cómo funciona la telepatía?

La telepatía, es un poder mental, y funciona mediante el esfuerzo y la concentración, cuando una persona que ha desarrollado esta facultad, se empeña en transmitirle una idea a otra persona, y ésta es capaz de recibir la información, entonces podemos decir que están en sintonía perfecta.

En la Universidad de Stanford, en California y en la Universidad de Duke, se han llevado a cabo múltiples experimentos con respecto a la telepatía, dando como resultado que Rhine, uno de sus defensores, solo pudo convencer a sus adversarios, de que los resultados con experimentos con naipes, no eran sino producto de casualidades aleatorias.

Sin embargo, estudios muy serios han colocado a la telepatía en un rango superior a la que le concedieron estas investigaciones y aseveran que la telepatía funciona realmente, pero para ello es menester que se aplique el entrenamiento de manera constante y guiada por un experto en la materia.

La telepatía y la clarividencia son dos pseudo-ciencias que se llevan de la mano, por ser éstas, capacidades del ser humano, no aceptadas definitivamente por la ciencia, pero que coquetean de tal manera con ésta, al punto de ser utilizadas por los grandes investigadores del crimen, a fin de poder desenmarañar esos casos que se vuelven complicados dentro de la policía.

¿Se puede aprender a ser telépata?

Como quiera que ya dijimos que la telepatía es una facultad con la que nacen todos los seres humanos, y que solo es cuestión de cultivarla o si se quiere, de aprender a utilizarla; estaríamos ante una pregunta similar en cuanto al sexo, por ejemplo que pensarían ustedes si se le pregunta ¿Se puede aprender el sexo?

Obviamente, el sexo no se aprende, nadie enseña a un cachorro de cualquier especie animal o humana a sentir el deseo de masturbarse, el sexo, solo se descubre, y una vez descubierto, se practica.

En el caso de la telepatía, todos tenemos la facultad de podernos comunicar con las personas sin necesidad de un inalámbrico, solo que no sabemos cómo hacerlo y debemos aprenderlo, mediante la práctica, lo mismo que el sexo, esta es una facultad que nace con la persona, y ambas necesitan de cierta orientación para desarrollarla responsablemente, o de lo contrario, se practica por instinto.

Un telépata, debe saber canalizar su poder de comunicación y no tratar de interferir en la mente de las demás personas irresponsablemente para no perturbarlas. Sí se puede aprender a ser telépata, pero hay que estudiar el tema con personas documentadas y expertas, luego practicarlo en grupo o por separado.

De manera que en un laboratorio, se utilicen las herramientas necesarias como los trasmisores, y si es posible,canalizarlas ideas, aunque esto se ha abandonado por ser un método demasiado costoso y un poco aburrido porque requiere de demasiado tiempo para obtener resultados un tanto dudosos.

Para estos experimentos, se necesitan dos personas, dos salas y mucha concentración, pero realmente los resultados no han sido lo suficientemente satisfactorios como para abrir una carrera universitaria basada en el tema y mucho menos garantizar a sus hipotéticos graduandos, una profesión lucrativa.